lunes, 2 de septiembre de 2013

MISMINAY: El pueblo de los observadores de estrellas


 
 
“Qoyllur qhawaqkuna llaqta” o “El pueblo de los observadores de estrellas” es el nombre con que recientemente los pobladores de Misminay han rebautizado a su comunidad. Ocurrió luego de concluir un taller ( julio de 2013) de recuperación de sus saberes astronómicos ancestrales promovido por la Asociación Wings, perteneciente a la empresa Cóndor Travel (Coordinación de Victoria Rodríguez y Alessia Kossmehl)  y el Planetarium Cusco (con su Director Científico Erwin Salazar).
Misminay es una comunidad campesina ubicada a unos 50 Km de la ciudad del Cusco, muy cerca de Moray, en Maras, Urubamba. La conforman dos poblados: Maullak’as y Misminay. Este lugar se hizo muy  conocido  gracias a los estudios realizados por el antropólogo norteamericano Gary Urton, hacia fines de los años ’70 del siglo anterior. Urton había recibido noticias de que en Misminay todavía se conservaba la antigua organización socio-económica y territorial del inkanato, así como también se guardaban los antiguos conocimientos astronómicos de sus antepasados. Acudió al lugar, expuso sus motivos,  y luego de ser aceptado por la población vivió con ellos por casi un año observando y recopilando información antropológica de gran valor.
Al cabo de un tiempo, en 1981, publicó en los Estados Unidos su libro “At the Crossroads of the Earth and the Sky” o “En el cruce de rumbos entre el cielo y la tierra”, según la versión castellana del año 2005. Este libro hizo que Urton cobrara notoriedad y le sirviera de base para seguir haciendo investigaciones en el mundo andino, en especial, con el tema de los qhipus.
Mientras tanto y con el paso de los años la comunidad de Misminay se fue despoblando debido a su aislamiento y  la falta de oportunidades para sobrevivir en mejores condiciones. Sus pobladores, influidos por la modernización de los pueblos de su entorno, terminaron por migrar hacia las ciudades de Urubamba y Cusco. Quedaron pocas familias las que, continuando sus viejas tradiciones, siguen habitando el pintoresco lugar.
En tiempos recientes la empresa Cóndor Travel y la Asociación Wings se interesaron por apoyarlos dándoles la oportunidad de mejorar sus ingresos económicos a través del llamado “turismo vivencial”. Este proyecto les traería turistas y visitantes que desearan conocer de cerca la vida y actividades de los campesinos conforme a la usanza antigua: Su agricultura tradicional usando herramientas ancestrales,  sus tejidos con materiales y motivos propios y, finalmente, aprovechar sus noches estrelladas para mostrar a los visitantes el cielo que observaron sus antepasados. El proyecto está en marcha y muchas casas han sido adecuadamente preparadas para la recepción de visitantes a los que se les brinda un buen servicio y una estadía  placentera, pues comparten las vivencias propias de una comunidad campesina y su modo de vida. Sin duda, una experiencia inolvidable que invita a visitar Misminay.
El Planetarium Cusco en alianza estratégica con la Asoc. Wings  decidió apoyar este proyecto en el aspecto que corresponde a la astronomía ancestral implementando talleres de capacitación para sus pobladores pues ellos, con el paso de los años y la migración de su gente, habían perdido mucho de aquellos saberes astronómicos que le sirvieron a Gary Urton para su libro.
Fue penoso comprobar que en solo el tiempo que dura una generación se había perdido mucho de ese conocimiento. Interrogando a los miembros de la comunidad nos  encontramos con la ingrata sorpresa de no encontrar la información que habíamos leído en el libro de Urton. Volvimos a revisar la tradición oral de la comunidad, consultamos con los habitantes de mayor edad,  y complementamos con otros conocimientos  que eran necesarios para dar una idea global de lo que se pretendía. Ahora los pobladores de Misminay, debidamente capacitados, pueden mostrar con mucho orgullo y en forma práctica  las estrellas y constelaciones del mundo estelar andino a sus visitantes. Esperamos que el trabajo  realizado produzca frutos en un tiempo breve.
Finalmente, deseamos agradecer a la Asoc. Wing por darnos la oportunidad de contribuir con el rescate de los saberes astronómicos de la comunidad de Misminay y de ese modo ayudar a afianzar nuestra  identidad cultural.

Foto superior: Gráfica de las constelaciones oscuras en la puerta del salón de reuniones de Misminay.

Foto Inferior: Comunidad de Misminay
 

1 comentario:

miguel angel morale sierra dijo...

un lugar de hombres de la estrellas